En Aragón, los vigilantes se incorporaron a las cárceles de Zuera y Daroca a principios del mes de mayo. Los sindicatos de los funcionarios de prisiones y de la Guardia Civil, que siempre ha realizado la vigilancia exterior de las cárceles, han criticado desde el primer momento la incorporación de estos trabajadores a las instituciones penitenciarias alegando que se trataba de una privatización que conllevaría despidos

En Aragón, los vigilantes se incorporaron a las cárceles de Zuera y Daroca a principios del mes de mayo. Los sindicatos de los funcionarios de prisiones y de la Guardia Civil, que siempre ha realizado la vigilancia exterior de las cárceles, han criticado desde el primer momento la incorporación de estos trabajadores a las instituciones penitenciarias alegando que se trataba de una privatización que conllevaría despidos

Leer más En Aragón, los vigilantes se incorporaron a las cárceles de Zuera y Daroca a principios del mes de mayo. Los sindicatos de los funcionarios de prisiones y de la Guardia Civil, que siempre ha realizado la vigilancia exterior de las cárceles, han criticado desde el primer momento la incorporación de estos trabajadores a las instituciones penitenciarias alegando que se trataba de una privatización que conllevaría despidos
Anuncios

El secretario general del UFP, Javier Arrillaga que ha afirmado que el coste de un vigilante de seguridad privada en un centro penitenciario es de “3.200 euros , aunque eso no es lo que percibe el vigilante

UFP:”La seguridad privada es más cara que la pública” El secretario general del UFP, Javier Arrillaga que ha afirmado que el coste de un vigilante de seguridad privada en un centro penitenciario es de “3.200 euros , aunque eso no es lo que percibe el vigilante, pero si se compara con el salario medio de un policía Nacional que es 1.600 euros para la empresa hay un margen de 2.000 euros aproximadamente”, ha recalcado.

Leer más El secretario general del UFP, Javier Arrillaga que ha afirmado que el coste de un vigilante de seguridad privada en un centro penitenciario es de “3.200 euros , aunque eso no es lo que percibe el vigilante

La nueva ley de Seguridad Privada que se encuentra en el Senado a punto de su aprobación ha soliviantado a los sindicatos, que la califican como un «ataque al sector público» y «a un servicio básico». Por su parte, los juristas arremetieron ayer contra la Ley de Seguridad Ciudadana por «primar la seguridad a la libertad».

La nueva ley de Seguridad Privada que se encuentra en el Senado a punto de su aprobación ha soliviantado a los sindicatos, que la califican como un «ataque al sector público» y «a un servicio básico». Por su parte, los juristas arremetieron ayer contra la Ley de Seguridad Ciudadana por «primar la seguridad a la libertad».

Leer más La nueva ley de Seguridad Privada que se encuentra en el Senado a punto de su aprobación ha soliviantado a los sindicatos, que la califican como un «ataque al sector público» y «a un servicio básico». Por su parte, los juristas arremetieron ayer contra la Ley de Seguridad Ciudadana por «primar la seguridad a la libertad».
Destacado

“Se trata de una privatización de la seguridad pública mientras nuestras plantillas siguen congeladas y nuestras condiciones de trabajo empobrecidas”, denuncia el secretario general de la UFP, Javier Arrillaga.

La seguridad privada cuesta el doble que la pública, según un informe de la UFP
13/12/2013> en Confidencial

•El estudio afirma que, en centros penitenciarios, el margen para el empresario fue superior a los 2.000 euros por trabajador y mes, el doble del sueldo del guardia jurado.
•“Se trata de una privatización de la seguridad pública mientras nuestras plantillas siguen congeladas y nuestras condiciones de trabajo empobrecidas”, denuncia el secretario general de la UFP, Javier Arrillaga.
•Como explicamos este jueves, la violencia que preocupa al español no es la gran violencia terrorista sino la violencia cotidiana y la ofensa gratuita.
•Y dejar la seguridad privada en manos del empresario es muy peligroso.

La seguridad privada no supone ahorros para el contribuyente. Al contrario, cuesta el doble que la seguridad pública. Es la principal conclusión del informe presentado en la mañana de este viernes por la Unión Federal de Policia (UFP). “Si nos fijamos en el proyecto piloto de la contratación de la seguridad perimetral de 21 centros penitenciarios, vemos como el coste de cada trabajador se eleva a 3.233 euros/mes frente a los 1.600 de un policía nacional”, denuncia el secretario general de la UFP, Javier Arrillaga.

El proyecto piloto de la seguridad en los perímetros de los centros penitenciarios durante nueve meses se licitó por 7.391.547 euros, es decir, 821.283 euros mensuales. El proyecto incluye la creación de 56 puestos de trabajo de 24 horas y uno de 12. Es decir, 254 trabajadores si se respetan las 40 horas de trabajo semanales. Aun así, el coste duplica el de la seguridad pública. Como obviamente esos sueldos no los recibirán los trabajadores, hablamos de un margen para el empresario de más de 2.000 euros por trabajador y mes, el doble del sueldo del guardia jurado. “Da la sensación de que la nueva Ley de Seguridad Privada es un regalo de Reyes del gobierno a las empresas de seguridad privada”, sentencia Arrillaga, quien también apunta a la posibilidad de que “el gobierno esté buscando una salida para los escoltas”.

Los beneficiarios del proyecto piloto de la seguridad perimetral de las cárceles son Ombuds, Coviar, Seguriber, Prosegur Segur Ibérica, Prosetecnisa, Seguritas, Sabeco, Vinsa y Alentis. “Si la Ley de seguridad privada ve la luz como ha salido del Congreso, estaremos ante un cambio encubierto del modelo policial en el que los perjudicados serían los ciudadanos y los beneficiados los intereses empresariales de las compañías de seguridad”, denuncia Arrillaga. “Se trata de una privatización de la seguridad pública mientras nuestras plantillas siguen congeladas y nuestras condiciones de trabajo empobrecidas”, apunta el secretario general de la UFP, quien añade su reivindicación de un estatuto propio que reconozca la singularidad del trabajo policial. “Igual que el que han conseguido los inspectores de Hacienda”.

Como explicamos este jueves, la violencia que preocupa al español no es la gran violencia terrorista sino la violencia cotidiana y la ofensa gratuita: la mala educación, la falta de respeto a la mujer, al niño, al anciano, al débil, etc. Por no hablar de los atracos callejeros, en el propio hogar… Ahí es donde hay que poner disciplina, en la medida de los posible, con la nueva Ley de Seguridad Privada.

También denunciamos el hecho de que los agentes de seguridad privados se conviertan en agentes de la autoridad porque es peligroso. Como agentes de la autoridad sólo deben ejercer jueces y policías. No hay que privatizarlo todo ni la seguridad, como dice el sindicato policial UFP, puede dejarse en manos de empresarios.

Leer más “Se trata de una privatización de la seguridad pública mientras nuestras plantillas siguen congeladas y nuestras condiciones de trabajo empobrecidas”, denuncia el secretario general de la UFP, Javier Arrillaga.

Cifuentes ha destacado que en el trámite parlamentario el proyecto de ley ha contado con el apoyo de PNV y CiU, que son los partidos que gobiernan en las dos comunidades en las que hay policía autonómica: País Vasco y Cataluña.

Cifuentes apoya la Ley de Seguridad Privada, aunque debería ser más explícita     13/12/2013 – 17:50   CIU Madrid Ministerio del interior Policía País vasco Cataluña Seguridad Privada Cristina Cifuentes   Enlaces relacionados Así justifica el Gobierno compartir el monopolio de la violencia con la seguridad privada: “Consolidará un sector en pleno crecimiento” (11/12) […]

Leer más Cifuentes ha destacado que en el trámite parlamentario el proyecto de ley ha contado con el apoyo de PNV y CiU, que son los partidos que gobiernan en las dos comunidades en las que hay policía autonómica: País Vasco y Cataluña.

La ley de seguridad privada española fue una de las primeras de UE en este campo, todo un logro en su día, pero ya tocaba modificarla. A los vigilantes de seguridad nadie les regala la placa, sino que tienen que superar pruebas físicas y de conocimientos ante los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado

OCIEDAD
Ley de seguridad privada: A los vigilantes nadie les regala la placa

Sábado, 14 de diciembre del 2013 Antonio Juan Gutiérrez (Barcelona)

Se habla mucho, y mal, de seguridad privada y vigilantes de seguridad. Hay que diferenciar entre ley de seguridad privada y ley de seguridad ciudadana. La ley de seguridad privada española fue una de las primeras de UE en este campo, todo un logro en su día, pero ya tocaba modificarla. A los vigilantes de seguridad nadie les regala la placa, sino que tienen que superar pruebas físicas y de conocimientos ante los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Hay quien afirma que los vigilantes españoles son los mejor formados de la UE. Todo ciudadano, según la ley, tiene derecho a detener a otro bajo unas determinadas condiciones y circunstancias; qué menos un vigilante de seguridad con conocimientos y acreditaciones mayores que las de cualquier ciudadano.

Leer más La ley de seguridad privada española fue una de las primeras de UE en este campo, todo un logro en su día, pero ya tocaba modificarla. A los vigilantes de seguridad nadie les regala la placa, sino que tienen que superar pruebas físicas y de conocimientos ante los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado