Los ocho detenidos son españoles y presuntos autores de diversos delitos cometidos por su integración y actividad en los grupos independentistas prorrusos

– Tres de los ocho españoles detenidos hoy por combatir en Ucrania en las milicias prorrusas son exmilitares del Ejército de Tierra pertenecientes a movimientos de extrema izquierda y algunos de ellos formaban parte de un grupo que fundaron ellos mismos bajo el nombre de “Brigada Carlos Palomino”.
Según han informado fuentes jurídicas, la Policía ha detenido a estos hombres por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que recibió una querella de la Fiscalía contra ellos basada en un informe policial con fotos y vídeos en los que los arrestados aparecen en Ucrania con armas como rifles Kalashnikov.
Los detenidos habían colgado estas fotos y vídeos en redes sociales a su vuelta del país centroeuropeo y los agentes procedieron entonces a elaborar un informe con ese contenido para remitirlo a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, competente para delitos cometidos por españoles en el extranjero.
La operación sigue abierta y está bajo secreto, y se espera que los detenidos por la Policía (no por orden del juez, que solo ha ordenado los registros) pasen en los próximos días a disposición de Pedraz.
A los arrestados se les imputan diversos delitos cometidos por su integración y actividad en los grupos independentistas prorrusos de Ucrania tras regresar a España después de participar en el conflicto.
Según ha informado el Ministerio del Interior, se trata de la primera operación policial llevada a cabo en Europa contra las actividades de combatientes extranjeros en el conflicto ucraniano.
Los detenidos están acusados de delitos de cooperación o complicidad en asesinatos y homicidios llevados a cabo por los grupos y batallones a los que se unieron durante su estancia en territorio ucraniano, así como tenencia y depósito de armas y explosivos.
Fuentes jurídicas han precisado que puede que sus acciones también se enmarquen en delitos de terrorismo, puesto que acudieron a Ucrania con el fin de aterrorizar a la población civil.

Leer más Los ocho detenidos son españoles y presuntos autores de diversos delitos cometidos por su integración y actividad en los grupos independentistas prorrusos